Delta del Ebro

Natural, frágil y auténtico

El río Ebro transcurre tranquilo por la llanura antes de finalizar su trayecto en el Mediterráneo. A su paso, traza un escenario de singularidad física, geográfica y natural incomparables, y unas raíces que se transmiten con las tradiciones, la cultura, el patrimonio arquitectónico y la historia.

Con 320 km2 de superficie, el Delta del Ebro es el hábitat acuático más extenso y frágil de las tierras catalanas, así como un enclave de vital importancia dentro de las zonas húmedas del Mediterráneo. Aquí, los extensos arrozales definen los colores de las estaciones y dibujan un territorio totalmente plano.

En la parte litoral, encontramos uno de los paisajes más atractivos del Mediterráneo, donde grandes lagunas rodeadas por cañaverales y juncales dominan la mirada. En la parte periférica, la atención se la llevan las grandes extensiones de suelos salinos con salobrales y las largas y desiertas playas con dunas coronadas de barrón y otras plantas bien adaptadas al medio.

En los dos extremos, dos flechas de arena fina, la punta del Fangar y la punta de la Banya, abrazan las ricas bahías del Fangar y dels Alfacs, respectivamente. Pero además, el Delta es pura vida, porque sus paisajes atesoran una gran riqueza biológica que alberga una diversidad faunística y florística de un valor incalculable, que desde 1983, se intenta preservar bajo el paraguas del Parque Natural del Delta del Ebro.

El Delta del Ebro es el marco perfecto donde disfrutar de un gran abanico de actividades sostenibles para todos los gustos y edades durante todo el año.

Turismo sostenible en el Delta del Ebro

En los últimos años, el Delta del Ebro se ha consolidado como un destino de turismo sostenible gracias a su compromiso con la sostenibilidad, reconocido internacionalmente con distintivos como la Carta Europea de Turismo Sostenible.

El compromiso incluye un conjunto de acciones que quieren promover y garantizar la compatibilidad entre el impacto económico, social y estético de la actividad turística, y la integridad cultural y medioambiental del Delta. Los esfuerzos y resultados de estas actuaciones han obtenido reconocimientos como el Premio Europeo de Excelencia Turística (EDEN), en 2009, y han conseguido que el territorio sea declarado Reserva de la Biosfera de les Terres de l’Ebre, en 2013.

Cuando visites el Delta del Ebro, por favor, recuerda seguir estos consejos y normas. Disfrútalo con conciencia y responsabilidad para ayudar a preservar este patrimonio tan único y frágil.

7 son los municipios del Delta

De los cuales también forman parte la entidad municipal descentralizada Los Muntells y la entidad de población Poblenou del Delta.